Actualmente, la tecnología se ha convertido en una pieza clave para las industrias y pymes gracias a las innovaciones que permiten llegar a los clientes de una manera más fácil, rápida y eficaz. Estos avances han beneficiado indudablemente a las diferentes áreas de las empresas y negocios, principalmente, a la logística y distribución.

Así, con la llegada del comercio electrónico y la robótica, estas áreas se encuentran en constante optimización en sus diversos procesos. A continuación, presentamos algunas de las tendencias para el 2019 que revolucionarán estas áreas:

1. Automatización de los procesos e inteligencia artificial (AI)

Los “almacenes robotizados” buscan mejorar y precisar nuestro trabajo con la ayuda de robots que cubran diferentes roles, los cuales funcionan por medio de un sensor o software y realizan tareas específicas. Esta automatización permite cubrir grandes demandas de pedidos en un menor tiempo y margen de error.

Asimismo, la inteligencia artificial facilita que estas máquinas aprendan por sí mismas e identifiquen oportunidades al manejar grandes cantidades de datos. Por ejemplo, optimizan el transporte de productos al programar viajes con la mejor ruta y momento adecuado.

2. Logística sustentable

Con las grandes emisiones de CO2 se requiere pensar de una forma más “verde” en cuanto a los procesos de transporte y almacenaje. Iniciativas como el uso de bicicletas o vehículos ecológicos en la distribución de paquetes, y puntos de entrega céntricos para recoger los productos, son un buen comienzo para reducir el impacto ambiental de nuestra empresa.

3. Omnicanalidad

Una logística omnicanal requiere que la comunicación en diversos canales cumpla con la expectativa y experiencia del cliente en todo momento y en cada etapa del proceso de compra. Siempre se debe seguir con la comunicación, desde enviar el número de rastreo, detallar en dónde se encuentra el pedido, hasta la facilidad para una posible devolución de mercancía.

4. Sistemas ERP más sofisticados

El ERP (Enterprise Resource Planning) permite administrar los recursos de la empresa a través de la utilización de sistemas informáticos (software de gestión) para optimizar la producción y reducir costos. Por ello, facilita el control y registro de las ventas, compras, contabilidad, distribución, facturación, cuentas, inventario y comercio electrónico del negocio. Los ERP más evolucionados incluyen módulos específicos para la gestión de almacenes (Warehouse Management) y funcionalidades avanzadas de logística de distribución.

Estas tendencias deberán ser contempladas y adoptadas por las pymes para no quedarse atrás en una era de cambios continuos y, sobre todo, con una gran demanda en calidad y eficiencia en el servicio al cliente.